El desequilibrio emocional trae consigo la enfermedad

desequilibrio-emocional

Hemos escuchado muchas veces: “estás somatizando” (trastornos psicosomáticos). Ese dolor o esa enfermedad… ¿realmente sabemos de qué se trata? La palabra psicosomático proviene del griego soma: cuerpo, y psique: alma.

Podríamos decir que el ser humano se divide a nivel psíquico en:

  • Familiar.
  • Social.
  • Cultural.

A nivel corporal en:

  • Órganos.
  • Tejidos, células.
  • Genes, moléculas.

Existen enfermedades del cuerpo que, al buscar su origen, se hace muy evidente que provienen de la psiquis; incluyen situaciones, estados anímicos y emocionales. Podemos encontrar que el asma, la úlcera, la colitis ulcerosa, entre otras, ya han sido reconocidas como enfermedades psicosomáticas.

La participación del ingrediente psíquico o anímico es crucial, particularmente la ansiedad, que puede explicar síntomas o malestares como mareos, inestabilidad, eczemas, diferentes afecciones de la piel, entre otras. A su vez en ciertas enfermedades también existe el componente genético. Este, a su vez, está cargado de información emocional que acompaña al desarrollo de dicha enfermedad. Un ejemplo es el cáncer.

Las enfermedades nombradas tienen relación absoluta con las emociones, y esto ha sido comprobado científicamente. Para evitarlas es necesario crear el despertar de la conciencia.

La salud integral proviene de una mente sana. Por eso, los conflictos propios, los externos (genéticos) y muchos otros, que se escapan de nuestro control porque son inconscientes, deben afrontarse con la reeducación-reprogramación de nuestros pensamientos. Ellos son la base primordial de nuestra salud, y lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es prestarles la mayor de las atenciones, ser conscientes de ellos, y desde allí comenzar el camino del autodescubrimiento y el gran cambio en nosotros.

Cuando nos tropezamos con pensamientos de dolor, ira, resentimiento, miedo, pasado, al instante de hacernos conscientes de ellos, deberemos cambiarlos por pensamientos que nos generen paz, agradecimiento, perdón, amor. De esta forma, les aseguro que comenzará un trabajo de educación que enviará la información correcta a la psiquis y a su vez al cuerpo. Esto reestructurará de forma automática las células, órganos, tejidos para su transformación.

Haz la prueba. Notarás cambios increíbles en ti, y te aseguro que vivirás de manera muy diferente las complejas situaciones que a veces hay que afrontar.

Recuerda, entonces, que tu salud dependerá en gran parte de la calidad de tus pensamientos; de ti depende fortalecerte o debilitarte, es tu elección absoluta.

Te invito a que te escuches y comiences la gran aventura de conocerte a ti mismo, y, por favor, no te preocupes en pensar cómo ocurrirá el gran cambio, solo ocúpate y esfuérzate por ser consciente de tus pensamientos, y cambiarlos cuando reconozcas su toxicidad.

Si consideras complicado todo esto, no dudes en buscar ayuda, y que te aporten las herramientas para tal fin.

Tu salud siempre será sinónimo de libertad.